El día de hoy debutó la selección de Colombia ante su similar de Japón, encuentro respectivo al grupo H de la Copa del Mundo. Los cafetaleros llegaron a Rusia 2018 como uno de los equipos a seguir, pues tienen una generación importante y una cuenta pendiente en el mundial.

Lo impredecible y sorprendente del torneo genera aún más expectativa, que prácticamente en la primera jornada de este mundial, hemos visto resultados inesperados, y este no fue la excepción. Ya que el equipo japonés se vio arriba en el marcador tras un descuido en la zaga central, en donde Ospina atajaría en primera instancia, pero el rebote favoreció a los nipones para reventar la pelota, que en el trayecto se encontraría con la mano de C. Sánchez, y sin dudarlo, el central señalaría la pena máxima y llevándose la mano al bolsillo le mostraría la roja al cafetalero.

Desde los once pasos Kagawa abrió el marcador para los que vestían de azul, encontrando el gol a minutos del inicio. El panorama lucía gris para Colombia cuando el sol pegaba más fuerte y pintado de amarillo estaba el Mordovia Arena.

Por momentos sufría el equipo de José Pekerman, que no tardó en ajustar a su equipo para recuperar el medio campo, y que recuperó el partido pese al hombre de menos que tenía en el campo.

Una jugada a balón parado regresaría al partido a Colombia, en una perfecta definición de tiro libre, como al viejo estilo de Ronaldinho, haciéndonos recordar aquella magia y engaño al pasar la pelota por debajo de la barrera para vencer al portero. Así definió y así empató el partido J. Quintero, quien marcó su tercer gol con la camiseta de Colombia y su segundo tanto en mundiales, convirtiéndose en el primer colombiano en marcar en dos distintas Copas del Mundo. El primero fue justo hace cuatro años (19 de junio de 2014) cuando enfrentaban a Costa de Marfil en la fase de grupos, siendo el autor del segundo tanto para la victoria 2-1.

Así terminaron los primeros 45 minutos del encuentro, en empate parcial, pero saboreándonos más anotaciones en el trámite. La segunda mitad arriesgó más Japón, que entendió el hombre de más y empezó a sentirse en el terreno de juego.

Los nipones controlaban la pelota y tenían las jugadas de peligro, que en varias ocasiones se les negaba la segunda diana en el encuentro, la figura era Ospina, que también impedía la derrota de Colombia. La jugada más clara fue un remate de Inui, la comba cerrada y un lance espectacular del guardameta mandaba la pelota a la esquina.

Y si fue la pelota parada con la que llegó el empate de Colombia, fue la misma la que terminó el partido. Un centro peligroso y la duda de Ospina terminó en el grito de gol de los nipones, la frente de Osaku daba la ventaja y acercaba lo que sería una sorpresa.

La última del partido la tendría James Rodríguez, dentro del área y frente al portero, pero un cruce excepcional evitaba que el balón fuera con dirección de arco.

Próximos partidos

Colombia vs Polonia

Senegal vs Japón

Colombia 1-2 Japón FIFA