La tercera etapa de Rubén Omar Romano (sí señores, leyeron bien, ¡Tercera etapa!) está en marcha en el Atlas y hasta el momento el argentino cumple con las bajas expectativas que se tenían de él. Poco se esperaba que hiciera y poco está haciendo, sus resultados en la Liga han sido bastante pobres y por si esto fuera poco no hace mucho también perdieron en la Copa MX con un equipo de Ascenso y en su casa, en donde al término del partido el estratega se aventó una auténtica ‘joya’ de declaración, al asegurar tras la derrota que él no había llegado al conjunto rojinegro para ganar este certamen…Y si bien es cierto que el torneo copero le estorba a muchos equipos, ni a Romano ni al Atlas les sobraría este trofeo.

Sin embargo, la actual crisis rojinegra va más allá del estratega, proviene de más arriba, y para muestra un botón, ya que Rubén Omar no es el único que se ha atrevido a dar polémicas declaraciones, pues Gustavo Guzmán, H. Presidente del Atlas, se atrevió a asegurar que en un lapso de dos años a partir de ahora, es decir para el 2020 aproximadamente, el cuadro rojinegro será ¡Campeón del futbol mexicano! (así como lo leen y aunque usted no lo crea). Palabras que en lugar de dar esperanzas a los aficionados atlistas provocaron gran descontento, debido a que absolutamente NADIE le creyó al dirigente, pues sus acciones dicen todo lo contrario y en lugar de fortalecer al equipo lo han perjudicado hasta el cansancio.

Presentación de Rubén Omar Romano como DT de Atlas.
Presentación de Rubén Omar Romano como DT de Atlas. Internet

Pero mientras los directivos rojinegros viven en un mundo de fantasía, los aficionados son los que tienen que aguantar decisiones dignas de ‘Club de Cuervos’ o quizás todavía más increíbles, pues sólo a sus altos mandos se les pudo ocurrir vender al que era su mejor goleador (saludos a Matías Alustiza) para después verlo dar resultados y ser pieza clave para el resurgimiento de los Pumas. Así como optar por un entrenador como Romano que, más allá de que ha tenido buenas temporadas e incluso disputado algunas finales del futbol mexicano, no posee ningún título en su haber, en lugar de apostar por algún técnico experimentado y ganador como Víctor Manuel Vucetich, por mencionar alguno. Por si esto fuera poco, en el último draft no se compró a ninguna figura del mercado nacional, trajeron “refuerzos” del extranjero que poco y nada han rendido, han ignorado las peticiones de entrenador que exigían no sólo los aficionados sino incluso su experimentado capitán Rafael Márquez. Finalmente, y por si todo lo anterior fuera poco, se hicieron de los servicios de un auténtico desconocido para que tome las riendas del equipo como Director Deportivo justo a media temporada…

Pero entre si son peras o son manzanas, el presente del Atlas luce como un túnel sin salida, el conjunto rojinegro viene en caída libre y de nueva cuenta los fantasmas del descenso se asoman peligrosamente. En resumidas cuentas, sus directivos siguen a pie de la letra el manual de todo lo que no se debe de hacer o de cómo terminar de hundir a un equipo, y hoy más que nunca el cuadro de “La Academia” está hecho un auténtico circo ‘romano’.