El próximo domingo 17 de junio México abrirá su participación en Rusia 2018 nada más y nada menos que contra el actual campeón del mundo: Alemania. Para muchos, un partido perdido desde que se anunció dicho compromiso en el sorteo, pues las estadísticas a favor del cuadro teutón en partidos directos (y en general) son abrumadoras.

México nunca le ha ganado un partido de selección mayor a Alemania y prácticamente todos conocen el gran potencial de los europeos, que aunque no son los máximos ganadores de mundiales en la historia (marca todavía en poder de Brasil), la mayoría todavía tienen fresco el recuerdo en la memoria de la humillación que sufrió la ‘canarinha‘ en la Copa del Mundo pasada a manos de ‘La Mannschaft‘.

Julian Draxler celebrando un gol en la Copa Confederaciones 2017 El Comercio Perú

Si a todo esto le sumamos que el conjunto azteca bajo el mandato de Juan Carlos Osorio ha dejado un mar de dudas, la cosa se complica aún más. A pesar de haber clasificado “caminando” y de acumular varios partidos sin conocer la derrota, cada triunfo del conjunto que dirige el colombiano es visto como si fuera una derrota, debido a que su futbol y sus famosas rotaciones “no convencen“.

Pero, ¿Realmente estamos ante una misión imposible el próximo 17 de junio? Sin afán de alimentar falsas esperanzas, varias selecciones se han visto en situaciones similares y han salido airosas teniendo todo en su contra. En el Mundial de Italia 90, Camerún sorprendió derrotando al entonces campeón Argentina por marcador de 1-0 con anotación del que posteriormente sería jugador del América, François Oman-Biyik. Asimismo, en Corea-Japón 2002 contra todo pronóstico, Senegal abrió dicha Copa del Mundo venciendo por la mínima diferencia a una Francia que llegaba como campeona del 98 y de la Euro 2000.

También debemos recordar que, aunque parezca trillado, México se suele crecer ante este tipo de rivales y escenarios, prueba de ello ocurrió contra Italia en Corea y Japón 2002 y contra la “verdeamarela” en Brasil 2014, por mencionar algunos, partidos en donde el Tri salió como clara víctima ante estos monstruos y en ninguno terminó perdiendo. Sumémosle a lo anterior que Alemania no llegó ni a la Final de la Euro pasada y que sus clubes, incluido el Bayern Munich, han dejado de dominar en la UEFA Champions League.

Marco Fabián celebrando un gol de la Selección Mexicana WebAdictos

Ahora bien, esto tampoco es garantía de que México va a derrotar a los alemanes el próximo 17 de junio, ya que a pesar de todo lo expuesto sería ilógico decir que Alemania no es favorito para ese partido. Sin embargo, el panorama no es tan obscuro como muchos nos hacen creer, pues ese día México tiene mucho más que ganar que perder, ya que si es derrotado habrá ocurrido lo normal, pero si empata o gana habrá dado una de las primeras campanadas del certamen.