Gran parte del legado de nuestro fútbol se presentaba esta noche en el estadio Akron el primer lugar de la competencia visitaba a su odiado rival quien es el penúltimo de la misma y que hoy chocaban en duelo que desde el primer minuto demostró el porque estos equipos despiertan tanta pasión a lo largo y ancho del país pues los tapatíos, aunque nerviosos, empujaron hasta donde sus capacidades futbolísticas y mentales le permitieron ya que los de Coapa a pesar de verse rebasados durante los primeros 20 minutos del encuentro supieron solventar los ataques del rebaño pero sin dejar de buscar el arco rival e incluso Cota tuvo que intervenir para evitar el primero de los emplumados.

Al 21´ un trazo de Alanís que la “Chofis” (aunque se enoje) peina (el balón) hacia los linderos del area en donde el canterano Godínez le ganó la espalda a toda la saga americanista para sacar un disparo que venció a uno de los mejores arqueros de la liga, marcando así su segundo gol en primera división, un gol que le daba la ventaja al Guadalajara. Pero al América no puedes darle un golpe y esperar que no responda con todo su arsenal pues pocos minutos después la polémica hizo su entrada triunfal con un aparente fuera de lugar de Paul Aguilar quien hizo un disparo cruzado para vencer a Cota pero que el asistente de Fernando Guerrero, arbitro central que hizo un gran trabajo, anulara el gol que demostraba porque las águilas son el primer lugar de campeonato.

Ataque del rebaño
Ataque del rebaño

Para los del Piojo el objetivo era muy claro: buscar el gol del empate lo más pronto posible incluso si eso significaba jugar en contra de los errores arbitrales así que al minuto 25 Renato Ibarra asiste a  Oribe Peralta que con un movimiento de cadera se sacó de encima a Oswaldo Alanís para fusilar a Cota y festejar al estilo de un gato, creo que fuimos testigos de una nueva forma de hacer comerciales es eso o a Oribe le gustan mucho los  Maneki-neko, también conocidos como “gato de la suerte” o “gato de la fortuna”  sea como sea el mejor “Killer” mexicano ponía las cosas parejas de nuevo y a partir de ahi el partido vivió sus mejores momentos con intervenciones puntuales de Cota que evito la caída de su marco por culpa de errores defensivos mientras que los rojiblancos tuvieron un par de oportunidades desaprovechadas por la falta de contundencia del equipo.

Oribe festejando el gol del empate
Oribe festejando el gol del empate

El segundo tiempo prometía darnos una conclusion de alarido, pero las llegadas de peligro disminuyeron en aras de juego mucho más ríspido, mucho más trabado con unas águilas que cometieron muchas faltas para frenar el vertigo aportado por tipos como Pizarro o Pulido. La tension en el terreno de juego era evidente, la tribuna se mantuvo al borde de sus asientos pues los jugadores tenían el cuchillo entre los dientes pues nadie quería perder el clásico, porque aunque en la últimas décadas el América ha sabido posicionarse contra cada equipo de la liga es evidente que contra los tapatíos hay algo especial en el ambiente pues desde Oribe hasta Vargas cada jugador de los cremas lucharon para llevarse los tres puntos y mantener orgullosos el invicto, cosa que al final lograrían pero no con una victoria pues a pesar de la insistencia amarilla la defensa del rebaño se mostró solida sellando así un empate que al Guadalajara le sirve de poco o nada además de acumular siete partidos sin ganar en casa y al América lo mantiene firme rumbo a la liguilla, invicto aún y si, siendo firme candidato al titulo.

PD: Jürgen Klinsmann fue invitado de honor en el partido… ¿Es hora de cuidarse Almeyda (Mati para los amigos)?