La llegada de Diego Armando Maradona a Dorados de Sinaloa sin duda fue una noticia que conmocionó al mundo entero y sorprendió a propios y extraños, lo que en un principio parecía un chiste fue tomando fuerza hasta que se volvió una realidad.

De inmediato la lluvia de memes que se desató sobre la llegada del Diego a Culiacán fue inmensa, los cuales hacían referencia a los problemas de adicciones que tuvo el astro argentino durante un largo tiempo. Una situación un tanto injusta si consideramos que, independientemente de todos los escándalos y la polémica que siempre lo ha rodeado, el argentino fue uno de los mejores jugadores de la historia.

Ahora bien, la gran mayoría piensa que la llegada de Maradona a tierras sinaloenses es puro circo y dará cero resultados, de hecho, ya hay hasta quien anda apostando cuánto durará el argentino en suelo azteca. Sin embargo, la operación que realizó Dorados podría resultar en un ganar ganar para el conjunto culichi.

Y es que con la simple llegada de Maradona a Sinaloa, el cuadro del Gran Pez puede presumir que prácticamente ya es conocido en todo el mundo, aquellos que ni siquiera sabían de su existencia ahora ya lo ubican en el mapa. Situación que no es poca cosa para un equipo de la División de Ascenso, pues la marca incrementará sus ganancias al grado de quizás compararse con varios clubes de primera división.

Si bien es cierto que Maradona ha mostrado muy poco como entrenador (aunque algunos ya olvidaron que él dirigía a la Argentina que eliminó al Tri en Sudáfrica 2010), toma un equipo que actualmente es décimo tercero de 15 equipos en el Ascenso, por lo que no se podría culpar al 10 de echar a perder la temporada del Gran Pez, pues puede argumentar que él no armó al equipo y no tenía el plantel necesario para sacarlo adelante. Pero en caso de que se le den los resultados, para lo cual lo rodearon de gente experimentada en esta división, sería visto como un auténtico ‘D10S’.

Maradona, al igual que muchas figuras mundiales, es uno de esos individuos que polarizan la opinión pública, hay gente que lo odia y otros que lo idolatran, lo único cierto es que no pasa desapercibido donde quiera que esté. Ahora, el Diego vuelve al país donde conoció la gloria como futbolista, sólo que en esta ocasión buscará alcanzarla como estratega.  

La tarea para el 10 no es nada sencilla, sin embargo, debemos recordar que el ‘Pelusa’ obtuvo sus más grandes logros con equipos que aparentemente no aspiraban a nada y que, como un día lo dijo Juan Villoro: “Diego siempre se arriesgó en todas las zonas en donde ondean las banderolas de peligro”.