El viernes arrancó la jornada con dos juegos que avecinaban un par de platillos suculentos, Puebla recibiendo a las poderosas Chivas y Atlas haciéndole los honores a la Máquina Celeste de la Cruz Azul; al final, solo uno de los equipos tapatíos que vieron acción este viernes logró la victoria, Atlas le pegó a una Máquina que aún no le entiende a Caixinha (2-1), mientras que el Rebaño Sagrado sucumbió ante “El Camote Power” del Ojitos Meza (2-0).

El sábado continuó la Jornada y llegó el buffet para aquellos que no salieron de puente, seis partidos en un lapso de seis horas. Un par de juegos empatados a cero goles (Santos vs Tijuana y Necaxa vs Toluca), en los que valía más la pena ver un capítulo de la Rosa de Guadalupe que chutarse tremendos bodrios de juegos.

Veracruz prendió una luz de esperanza y le ganó 0-1 al Querétaro y se acerca a éstos en la lucha directa del descenso. Monterrey y América demostraron su poderío y abusaron flagrantemente de sus rivales, Monterrey cenó León (5-1) y América cenó Lobo a las brasas (5-1), con esto, ambos equipos se colocan compartiendo la cima de la tabla con 11 puntos (junto con Pumas). Ese mismo día, en el partido más entretenido de la jornada, en un juego de volteretas y buenos goles, Morelia le ganó a domicilio a un Pachuca que se deshace poco a poco (2-3).

El cierre de la Jornada se dio el domingo, en un juego que en el papel era el más atractivo, Pumas recibiendo a Tigres, pero eso de jugar a medio día termina siendo una manda para los futbolistas y el espectáculo se ve castigado cruelmente, no obstante, el juego tuvo sus momentos lúcidos y para aquellos que aguantaron viendo los 90 minutos, lograron disfrutar de algunos pincelazos y del despertar del equipo una afición necesitada de buenos momentos, en duelo de felinos, el Puma rugió más fuerte (2-0).

La Jornada 5 nos dejó un liderato compartido entre Monterrey, América y Pumas, los tres con 11 puntos, nos dejó un par de goleadas, un par de partidos moleros y un par de equipos “Grandes” no tan “Grandes”.